• El Tiempo - No es Hora de Callar

Medicina Legal denuncia que violencia sexual incrementó 15 % en 2018


Carlos Eduardo Valdés, director de Medicina Legal, con Jineth Bedoya, directora de la campaña No es hora de callar.

Foto: EL TIEMPO

No estamos haciendo nada para frenar la violencia de género. Hay articulación cuando ya pasó el hecho", Así de contundente es la posición del hombre encargado de medir, en cifras, el impacto de la violencia en Colombia, desde el Instituto Nacional de Medicina Legal. Su llamado, más que su balance, es a que cada ciudadano, sin importar el rol, profesión o nivel que tenga en la sociedad, tome conciencia sobre el impacto de la agresión sexual, la explotación o la violencia doméstica contra mujeres y niñas.

“(En el Instituto) vemos de primera mano el drama, vivimos el drama de las mujeres y de las niñas abusadas sexualmente, de los bebés que mueren porque los están abusando, vemos el daño en el cadáver de la mujer, en la morgue. Eso lo convertimos en cifras, tenemos que dar las cifras, y nos convertimos en unos notarios impávidos que vemos pasar día tras día, sin que haya una acción real”. Con esta fuerte descripción y llamado, Carlos Valdés resume el resultado final del impacto de la violencia contra las mujeres y niñas. Para él, lo más preocupante es que el tema se quedó en discursos y no existe la acción, en una estrategia efectiva que permita combatir esa violencia contra las mujeres. Y a pesar de que no es solo una cuestión de cifras, Valdés alerta que estas siguen aumentando. Uno de los casos más dramáticos es el de la violencia sexual que se incrementó en un 15 por ciento este año, con respecto al anterior.

Y el vacío, según Valdés, está en la falta de respuestas de los sectores salud, educación y justicia. Él mismo, precisamente, había advertido en enero que un grupo de mujeres, que el Instituto estaba atendiendo en diferentes momentos por violencia de género, estaban en máximo riesgo de ser asesinadas. "Efectivamente, diez de ellas volvieron a Medicina Legal en los últimos meses, ¡muertas! -denuncia- Son seres humanos a los que no les prestamos la atención. Son diez personas que bien pudieron ser mi mamá, mi hermana, mi hija o mi esposa”. Y en este sentido hace énfasis en la sensibilidad que debe estar presente en todos los sectores a la hora de atender el fenómeno. “Si yo como director de Medicina Legal no puedo tener un nivel de sensibilidad que me permita hablar menos y trabajar más en este tema, creo que estoy perdiendo el tiempo”. Esta concientización debe extenderse al sector salud, donde los niños y las mujeres agredidos no reciben un diagnóstico médico de maltrato infantil, por el contrario, termina reducido a una situación judicial que por lo general es archivada. Y en el tema de la educación, Valdés considera que es necesario hacer una revolución, no de cartillas si no de aprendizaje, para transformar los ciclos de violencia que se repiten cuando los menores crecen e imitan la violencia que presenciaron al interior de su hogar.

“El compromiso es de los que tenemos alguna responsabilidad dentro de las instituciones del Estado”. Para seguir leyendo, haga clic aquí


0 vistas

SIGUENOS EN REDES SOCIALES

  • Instagram Social Icon
  • Wix Facebook page
  • Twitter Classic
  • c-youtube

© Red de Mujeres Vìctimas y Profesionales 2016. Created with Wix.com