Nuestra reparación

Las mujeres que participaron en la construcción de las placas hechas con la fundición de las armas entregadas por las Farc, y que constituyen el piso de Fragmentos, cuentan cómo esa experiencia les devolvió la dignidad. El efecto más contundente que la violencia sexual dejó en nosotras ha sido desde siempre el silencio, y junto a él la vergüenza: “Vergüenza de mí, de mi cuerpo, de mi historia”. Nos daba miedo que alguien se enterara de la cosa tan horrible que nos había sucedido. Esa vergüenza y ese miedo nos hicieron callar por muchos años. Creíamos que eso era lo mejor. Que así teníamos que vivir, cargar con esa marca, con esa herida. Pocas veces nos preguntamos “¿Deberíamos contar nuestra

SIGUENOS EN REDES SOCIALES

  • Instagram Social Icon
  • Wix Facebook page
  • Twitter Classic
  • c-youtube

© Red de Mujeres Vìctimas y Profesionales 2016. Created with Wix.com